BENVINGUTS

Una de les principals aportacions de la civilització romana, juntament amb el seu dret i el seu idioma, el llatí, va ser l'ordenació del seu territori i de les seves ciutats, configuració que en molts casos ha arribat fins els nostres dies. Aquest bloc pretén recollir totes les aportacions, documentació i publicacions que en aquesta matèria s'han realitzat i es continuen fent i que abasten des de la creació, planificació, legislació i desenvolupament de l'urbanisme romà.

dimarts, 29 de maig de 2012

VILLAE

Autor: Roberto Lérida Lafarga


Lo heterogéneo y caótico que resultaba una ciudad así organizada hacía que los ciudadanos más exquisitos, incluidos algunos emperadores, salieran de la ciudad y construyeran sus residencias en el campo, las cuales recibían el nombre de villae.
Las villae son las herederas de las tradicionales casas de campo que los romanos poseían como casas agrícolas donde, a la vez que vivían, tenían sus ganados, sus graneros, sus lagares, etc.
Es por ello que desde muy antiguo las villae constaban de dos partes bien diferenciadas: la villa rustica, es decir, la parte dedicada a los criados que se encargaban de las tareas agrícolas y ganaderas, y la villa urbana, es decir, la parte donde residía el dueño de la villa y su familia, así como sus invitados.  Esta división también se dejaba sentir a la hora de su construcción, pues la villa rustica obedecía a principios de funcionalidad en función de las exigencias de la práctica agrícola y ganadera, mientras que la villa urbana se construía al uso de las domus señoriales de Roma y, si la fortuna del dueño lo permitía, con todos los lujos, llegando a convertirse incluso en auténticos palacios. (continuar ...)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada