BENVINGUTS

Una de les principals aportacions de la civilització romana, juntament amb el seu dret i el seu idioma, el llatí, va ser l'ordenació del seu territori i de les seves ciutats, configuració que en molts casos ha arribat fins els nostres dies. Aquest bloc pretén recollir totes les aportacions, documentació i publicacions que en aquesta matèria s'han realitzat i es continuen fent i que abasten des de la creació, planificació, legislació i desenvolupament de l'urbanisme romà.

dimecres, 27 de juny de 2012

COLONIAS Y MUNICIPIOS ROMANOS



Una de las grandes creaciones de Roma que extendió por todo el Imperio, fue el municipio, que se generalizó por Italia después de la Guerra Social (89 a.C.). Desde el momento de su aparición se contrapuso la colonia al municipio. La diferencia fundamental entre municipio y colonia estribaba en que el primero era una agrupación de ciudadanos, ya fueran latinos o romanos, que estaban vinculados por la común participación en los cargos públicos, que decidían cuantas actuaciones precisase la orbe, empezando por la construcción de las murallas. La colonia no era una agrupación que existía de antemano, sino el resultado de un acto fundacional emitido por Roma, sobre un territorio, que se destinaba a ser cultivado.
El municipio gozaba de autonomía y mantenía tradiciones culturales y jurídicas propias, mientras la colonia era una reproducción en pequeño de Roma, y semillero de las élites militares. En los municipios no necesariamente se daban el asentamiento de veteranos militares, ni la distribución de tierras, ni la generalización del urbanismo. No quedaron claras las diferencias entre colonias y municipios en el plano jurídico-institucional, y ambos tenían muchos puntos comunes en su funcionamiento.
La inmunidad de la colonia, por privilegio legal, era una notable ventaja fiscal en relación de las cargas públicas de los municipios. La colonia disfrutaba de un honor más elevado que el municipio, por ello, éste tendió a convertirse en colonia, como hicieron Asido (Medina Sidonia), bajo el gobierno de Augusto (27 a.C.-14 d.C.), y Clunia (Peñalba de Castro), bajo Galba (68), e Itálica (Santiponce), bajo Adriano (117-138).
El municipio y la colonia funcionaban en la práctica con las mismas instituciones. Tenían idénticas magistraturas, los mismos cargos e igual orden social, Municipio y colonia, se constituían sobre el mismo esquema: senado, formado por los decuriones, magistraturas, elegidas y colegiadas de diferentes tipos. Unos eran de derecho romano y se llamaban municipios de ciudadanos romanos, otros eran de derecho latino y se denominaban municipios de derecho latino. Estos últimos se subdividían en de derecho latino mayor y menor.

1 comentari: