BENVINGUTS

Una de les principals aportacions de la civilització romana, juntament amb el seu dret i el seu idioma, el llatí, va ser l'ordenació del seu territori i de les seves ciutats, configuració que en molts casos ha arribat fins els nostres dies. Aquest bloc pretén recollir totes les aportacions, documentació i publicacions que en aquesta matèria s'han realitzat i es continuen fent i que abasten des de la creació, planificació, legislació i desenvolupament de l'urbanisme romà.

divendres, 7 de setembre de 2012

LAS LEYES MUNICIPALES DE HISPANIA

Autor: José María Blázquez Martínez

Todos las leyes municipales flavias en España, que no se conservan íntegras, han aparecido en la parte occidental de la Bética y se fechan en época de Domiciano. La Ley de Irni se data en el año 91. Se ha supuesto que las leyes de Málaga y de Salpensa fueron de fecha algo anterior. El contenido de estas leyes es muy rico y demuestran un gran respeto a la tradición legislativa romana. La primera parte conservada se refiere a la comunidad (magistraturas, procedimientos de acceso a los cargos, etc.). La parte inicial perdida debía referirse a la constitución del municipio, a las formas de gobierno y a las condiciones de los magistrados. El último capítulo de esta parte debía tratar de los duunviros, la suprema magistratura del municipio, pues el primer capítulo conservado se refiere a los ediles y a los cuestores. La Ley de Irni pone en claro el funcionamiento del senado. Se prohibe la intervención de los magistrados y de sus familiares en contratos públicos. La segunda parte legisla sobre las elecciones municipales, sobre la forma de rotar, sobre la presentación de candidatos, sobre el recuento de votos, sobre la proclamación de los vencedores, etc. La tercera parte trata de la vida económica del municipio y la cuarta se refiere a todo lo referente a la vida municipal. 

Un capítulo de ésta ley, el setenta y nueve, es de especial interés, al tratar del presupuesto y de los gastos del municipio. Este apartado remonta a lo legislado para los municipios creados por César. Importante es lo referente a los fondos públicos, a los arrendamientos y a los servicios municipales. También regula las actividades y demuestra la existencia de jueces municipales, siguiendo una organización conocida en Roma. La Ley de Irni termina con una carta, parcialmente conservada, de Domiciano, referente a la absolución legal de las irregularidades de los matrimonios contratados hasta la fecha, y ordena que se adapten a la legislación romana y municipal. Las leyes de Salpensa, Málaga e Irni, permiten hacerse una idea muy exacta de la Ley Flavia Municipal, que complementaba el Edicto de Latinidad de Vespasiano. Se ha perdido todo lo referente al culto imperial, que debió ser legislado en esta ley. Esta legislación flavia municipal contó con un precedente, la Ley Julia Municipal, que se rastrea en los pequeños fragmentos de Ampurias y de Clunia. Está citada en una inscripción de Clunia. Esta ley se aplicó en Italia y en España. La Ley Flavia Municipal, es la última legislación de importancia dada por Roma, pues la Ley Lauriacense, de tiempos de Caracalla (211-217), la sigue al pie de la letra.

La unificación municipal data de finales del siglo I. El auge de la vida municipal se coloca, generalmente, en el siglo II, y en España en los años del gobierno de Trajano y Adriano. En la segunda mitad de este siglo comenzó su lenta decadencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada