BENVINGUTS

Una de les principals aportacions de la civilització romana, juntament amb el seu dret i el seu idioma, el llatí, va ser l'ordenació del seu territori i de les seves ciutats, configuració que en molts casos ha arribat fins els nostres dies. Aquest bloc pretén recollir totes les aportacions, documentació i publicacions que en aquesta matèria s'han realitzat i es continuen fent i que abasten des de la creació, planificació, legislació i desenvolupament de l'urbanisme romà.

dimecres, 19 de setembre de 2012

LAS MAGISTRATURAS DE LOS MUNICIPIOS (I)


 Autor: José María Blázquez Martínez

En colonias y municipios se impuso el sistema romano de senado y de magistraturas que no eran pagadas. El desempeño de las magistraturas, hasta mitad del siglo II, daba gran prestigio social a los que las desempeñaban; por esta razón fueron codiciadas por las élites, que las utilizaban en la promoción social y para controlar el poder político de las colonias y municipios. En la práctica eran un peldaño en la carrera de un individuo. El primero era la edilidad y el supremo el duunvirato quinquenal. La vida pública estaba reglamentada según un orden jerárquico.

Las magistraturas de los municipios se documentan en la más antigua legislación de Italia, En tiempos de César (100-44 a.C.) estaban reglamentadas y unificadas. Su número y funcionamiento se trasladaron de Italia a las provincias. Augusto y Vespasiano introdujeron algunos retoques en la legislación. En la de España se observan diferencias importantes. La más significativa es la presencia indistinta de duunviros o cuatorviros en algunas ciudades.

Un caso especial es el de los cuestores, cuya situación jurídica y jerárquica no queda clara. Se les menciona en las leyes municipales de la Bética, pero no se documentan en la epigrafía de las provincias. En cambio, los citan con cierta frecuencia las inscripciones de Barcelona y de Tarragona. La cuestura se recuerda en la Ley Flavia Municipal, pero no se asigna competencia alguna. El llamado cursus honorum básico estaba formado por el duunvirato, la edilidad, la cuestura, tanto en colonias como en municipios. Estos cargos encarnaban el poder de las ciudades. La categoría jurídica de  las magistraturas era la misma en Roma que en las ciudades. Su poder procedía de los ciudadanos. Las magistraturas, al igual que las de Roma, eran temporales y colegiadas. El pueblo las elegía todos los años y eran desempeñadas por varias personas a la vez. Formaban un colegio y tenían derecho a veto los componentes, como puntualizan las leyes de Salpensa y de Irni.

El desempeño de las magistraturas locales, en los primeros siglos del Imperio Romano eran un alto honor Por esta razón no se percibía remuneración alguna. Al parecer sólo las magistraturas del duunvirato y de la edilidad constituían un honor. Las magistraturas hispanas son el duunvirato y cuatorvirato, la prefectura, la edilidad, la cuestura y la judicatura. Los magistrados pertenecían al llamado ordo decurionum, desde su nombramiento.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada